jueves, 12 de agosto de 2010

El pico Gorgo recupera sus vistas

En el término municipal de Gátova (Valencia) y cerca de la masía de Tristany, hay un hermoso pico que forma una espectacular cresta silícea cuajada de grandes bloques de rodeno (arenisca roja) que se alzan majestuosos sobre el paisaje.
Esta montaña es el Pico Gorgo, que con sus 907 m de altura, constituye una de las principales alturas de la Serra Calderona, aunque técnicamente no sea la más alta, privilegio que queda reservado al Montmayor (1.015 m), en término de Altura (Castellón).

A pesar de ser un puntal que puede verse desde prácticamente cualquier lugar de la sierra, el espeso pinar que tapizaba la cumbre y las laderas próximas, impedían poder disfrutar de unas buenas vistas sobre el paisaje circundante.
Y es que el mismo vértice geodésico que hay en la cima estaba arropado por un pinar tan denso, que imposibilitaba ver más allá de los primeros árboles.

Pues bien, todo eso ya es historia desde hace un par de semanas.
Tengo el inmenso placer de anunciaros que el Pico Gorgo ya está liberado del exceso de pinos que lo cubría y que ya es posible ver más allá. Y que las vistas sobre el llano de Llíria, sobre la Serra d'Espadà y la cabecera del Barranc de Carraixet son espectaculares. Dignas de admiración. Os recomiendo su visita, sobre todo después de un par de días con fuerte viento de poniente (del oeste).

Y lo que más me llena de orgullo: en parte me siento responsable de este trabajo, aunque el autor material haya sido el ayuntamiento. Entre todos hemos hecho una buena faena. Hacía falta.

NOTA: como veis, a veces el trabajo tiene sus pequeñas "recompensas" y sus satisfacciones personales, aunque ello suponga tener que pasar media mañana caminando por medio del monte, bajo el sol de agosto, sin nubes, sin una mínima brisa, a más de 33 ºC a la sombra, sorteando restos de aliagas, ramas, copas de pino, estabones, piedras y otras joyas para medir unos trabajos de limpieza, con los que intentamos potenciar el alcornocal.
A pesar de las condiciones, reconozco que me sigue encantando lo que hago.
En el fondo, no debería quejarme tanto (jejeje).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada