domingo, 16 de mayo de 2010

Caminando por la Serra de Corbera. Tavernes-Pla de les Creus-Ratlla-Tavernes

Por fin he podido disfrutar de un "sábado libre", que he aprovechado para irme con el Grupo de Montaña del Politécnico (GMP-UPV), como ya viene siendo habitual.
Esta vez y como novedad destacable, NO nos ha pasado nada. Y digo novedad, porque cuando no es por uno, es por otro, pero siempre pasa alguna cosa: lesionados, accidentados, perdidos ... de todo (jajaja).
Nos ha salido un día excepcional, pues aunque es mes de mayo y hace algo de calor, algunas nubes algodonosas cubrían a ratos el sol, aliviando la presencia implacable del sol.

Hemos salido de Tavernes de la Valldigna a las 10:55, en dirección hacia el Pla de les Creus por el PRCV-38.
Tras una sencilla pero pronunciada subida, llegamos a las cruces (540 m). Tenía ganas de subir hasta aquí, que las he visto muchas veces desde abajo, pero nunca había subido. El sendero es muy pedregoso y hay que estar pendiente de dónde se pone el pie. Las vista de la Valldigna y del mar son impresionantes. El horizonte está limpio y se alcanza a ver con facilidad el Montdúver y el Montgó. ¿Aquello es Sierra del Ave? (siiiii ... jejeje)
Vamos bastante lentos y será la tónica dominante durante todo el día. Somos 23 personas y esta vez no hay perdidos ni accidentados, pero el ritmo es lento, casi angustioso. Me siento arrastrar entre las piedras. Menos mal que la compañía es agradable y compensa. Pero sudar ... ejem ... como que poco. Sólo por el calor (jajaja).
Tras una pequeña pausa para almorzar, continuamos la marcha siguiendo la cresta de la Sierra de Corbera y el PRCV-38 el PRCV-304 hacia el Pic de la Ratlla, pasado por el Puntal de Massalari (602 m) y el Puntal dels Chermanells (571 m). Esta parte del sendero es muy bonita y permite una buena vista de la llanura costera y la línea de costa. La vista se pierde en el horizonte.
Alcanzamos el vértice geodésico de la Ratlla (605 m) aproximadamente a las 14:00. Esto ha sido un auténtico paseo (jejeje). Foto de rigor en la cumbre y vuelta hacia abajo.
Paramos a comer en la Font de la Sangonera, donde descansamos casi 50 minutos, entre unas cosas y otras.
Volvemos a Tavernes bajando frente a la "famosa" vía ferrata de la Penya del Migdia, siguiendo una sinuosa senda marcada como PRCV-40.
Llegamos a Tavernes a las 17:15, aproximadamente. Ha sido una marcha muy lenta para mi gusto, pero nos lo hemos pasado muy bien.
Acabamos tomando un baño en la playa de Tavernes y saboreando una cerveza. Cómo no, una Voll Damm doble malta (jejeje).
¡Hasta la próxima!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada