domingo, 9 de enero de 2011

Caminando por el Penyal d'Ifach y la Cala Llebeig

Hoy domingo , 9 de enero, vuelvo a salir a la montaña, esta vez con mucha calma.
La tendinitis en los pies mejora cada día un poco más y tenía que probar si todo evolucionaba correctamente para poder pensar en la salida de la semana que viene. Estos días de descanso me han venido bien. Parece que finalmente podré irme a Sierra Nevada. ¡Tiembla, Mulhacén! (jajaja).

El Penyal d'Ifach
Por la mañana vuelvo a subir la impresionante mole calcárea del Penyal d'Ifach, en Calpe (Alicante). Esta montaña la visité allá por 2003 y empezaba a ser hora de repetir. Tengo buen recuerdo de aquella excursión.
De cuando en cuando es bueno volver a ver los sitios ya conocidos con anterioridad. Siempre nos sorprende la memoria con recuerdos que no siempre son como pensábamos.
Pero el Penyal no defrauda: siempre permanece magnífico. Ahora, con excesiva población de gaviotas, huele a urea por todos lados. Parece un urinario público. Apesta a orín.
La mañana acompaña con un día muy despejado que poco a poco se ha ido cubriendo de nubes. La visibilidad no era muy buena, con algo de calima.
Para abrir boca, visita a la zona arqueológica del Molí del Morelló y los Baños de la Reina. El mar está tranquilito y apetece pasear haciendo un poco el ganso por la playa y el paseo marítimo.
A eso de las 13:00 iniciamos la subida desde el aula de la naturaleza que hay al pie del peñón. Como ya sabréis, es el parque natural más pequeño de la Comunitat Valenciana.
Tras una primera subida y traspasar el túnel, la senda se complica algo, ya que el firme deja de ser regular y hay que estar pendiente de dónde se pisa. Las piedras resbalan bastante con el rocío matinal. Esto no creo que sea bueno para mis pies (jejeje).
Paramos una y mil veces para sacar fotos a las gaviotas, que están por todos lados. Sus gritos resultan amenazadores. Son muy escandalosas (jejeje).
En el Mirador de los Carabineros descansamos unos 15 minutos al sol. La vista es estupenda y el mar parece infinito.
A continuación, subida a la cima del Penyal (322 m). Esta senda tiene un tramo con cuerdas para apoyarse, aunque realmente no hacen falta.
En la cumbre más fotos y relajación. Se ve toda la costa desde los rascacielos de Benidorm hasta el cabo de San Antonio, Serra Gelada, el Albir, Sierra Bérnia, Puig Campana, el Montgó, etc. Me encanta. Aprovecho para tomar el sol un rato.
A las 15:40 volvemos al aula de la naturaleza.
No han salido ni 5 Km y unos +330 m de desnivel, que hemos completado en 1 hora y poco en movimiento. Resto en tiempos de parada. El track lo tenéis aquí.

Cala Llebeig
Tras comprobar que los pies me respondían y comer alguna cosa en Calpe, nos hemos acercado a Moraira (Teulada, Alicante), para explorar la Cala Llebeig, siguiendo el itinerario del SL-CV 50.
Tras calles y calles por dentro de una gran urbanización, hemos conseguido llegar al inicio de este sendero local. El acceso no es sencillo.
Salimos a las 17:20 por una senda bastante limpia e interesante que sigue el curso del Barranco de la Viuda, bajando hasta la Cala Llebeig.
Es una cala de grandes bolos de piedra y sin arena. Agua transparente y discretas casitas de pescadores. El tiempo parece haberse detenido en este trozo de costa hace muchas décadas. Me recuerda bastante a una cala del norte de Ibiza, aunque no recuerdo el nombre.
El sendero continúa ladera arriba, siguiendo la línea de costa hacia el norte, hasta la Cala Moraig. Tiene buena pinta, pero se está haciendo de noche y hay que volver a casa.
Vuelta al coche, al que llegamos a las 18:22. Unos 40 minutos andando.
Han salido 3,1 Km y unos +150 metros de desnivel.
Otro día completaré lo que queda de sendero hasta la Cala Moraig y aprovecharé para darme un baño y bucear un rato. Me he quedado con ganas de más (jejeje).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada