lunes, 20 de diciembre de 2010

Caminando por las Sierras del Cadí y del Moixeró

El pasado puente de la Inmaculada, entre el 4 y el 8 de diciembre, decidí intentar completar la ruta de Cavalls del Vent en 3 días (son 97 Km y +5.200 m), en condiciones invernales.
Sin embargo, la semana de antes, la meteorología y el invierno se pusieron de acuerdo para hacer acto de presencia, haciéndose de notar con una semana bien surtida de nieve y hielo.
A pesar de todo, decidimos ir por allí e intentar contemporizar, adaptándonos a las nuevas circunstancias. Nuevamente improvisando.
Cavalls del Vent tendrá que esperar al verano (jejeje).

Domingo 5 de diciembre
Con base en el refugio de Lluís Estasen, intentamos el ascenso al Pedraforca. Conseguimos llegar a la Enforcadura (2.348 m), pero la fuerte ventisca nos obliga a retirarnos sin poder hacer cumbre.

Lunes 6 de diciembre
Abandonamos el refugio Lluís Estasen tras 2 noches de pernocta. No hay duchas, ni agua caliente, ni WC y los alrededores del refugio son un campo de minas, cuajado de restos intestinales de sus inquilinos. Es peligroso caminar admirando el paisaje nevado sin mirar al suelo. Lo digo por experiencia (¡puajs!).
Bajamos a Saldes (El Berguedá, Barcelona), donde buscamos un refugio privado, "El Roget", que nos gusta y decidimos quedarnos aquí. Es más caro, pero tiene de todo y estaremos más tranquilos. Al menos, eso creemos, que después seguiremos con las interrupciones, aunque ya no haya pervertidos que disimulan haciendo como que duermen (jajaja).
Hoy visitaremos los pueblecitos de la zona del Cadí. Hay nieve por todos lados.
A destacar Gósol, Tuixent, Josa y Ossera. La Vall de La Vansa (Alt Urgell, Lleida) es muy bonita y una completa desconocida para mí. Esto es la Cataluña profunda, mal comunicada, con sus profundos valles, sus interminables y verdes bosques, sus pueblecitos colgados sobre peñascos y lomas, con sus sólidas construcciones, sus castillos, iglesias y muchas ermitas, sus callejuelas intrincadas, cargadas de historia. Un lugar para dejar pasar el tiempo lentamente, sin contar las horas.
Compramos quesitos de oveja en Tuixent y de cabra en Ossera. Pruebo el queso tupí, que no lo conocía. Sólo para muy apasionados del queso (ñam).
Por recomendación, comemos en un restaurante que no está nada mal: el Molí de Fórnols.

Martes 7 de diciembre
Han mejorado algo las previsiones y parece que hoy no nevará. Nos trasladamos a Riu de Cerdanya (La Cerdanya, Lleida) para intentar hacer una ruta circular por la Sierra del Moixeró.
Al final, improviso con los planos una bonita ruta circular, en su mayoría por pista forestal, que se agradece porque hay bastante nieve por toda la sierra. No llegamos a utilizar las raquetas.
Consigo subir con el coche hasta el refugio del Serrat de les Esposes, que se encuentra cerrado. La pista de acceso está parcialmente nevada y hay bastante barro. En algún momento me veo apurado. A veces me olvido que mi pequeñajo no es un todo terreno (jejeje).
Por una bonita pista, rodeados de un precioso bosque nevado de pino albar, rodeamos la Serra de la Mata Negra por la umbría.



Al norte, los Pirineos cubiertos por las nubes y completamente nevados. Impresionantes.
Visita al Mirador de Bellver de Cerdanya y por un barranco que sube pasada la Font Freda, subimos hasta el Coll de la Trapa. Al fondo queda el refugio Cortals d'Ingla, al que no nos acercamos, pero que tiene toda la pinta de estar también cerrado.
Siguiendo la pista helada, pasamos a adentrarnos en un abetar y pronto vemos los primeros rebecos (isards), que no se dejan fotografiar.


Subida sencilla al Pico de Moixeró (2.091 m), cuya cumbre presenta poca nieve, que el viento se ha encargado de limpiar a rodales. Las vistas desde aquí son espectaculares. Las nubes pasan rápidas y hace mucho frío.
Volvemos al coche rodeando la Mata Negra por la solana. De vuelta, bajando a Riu de Cerdanya, se me va el coche en varias curvas por el barro. Consigo controlarlo, aunque me lo llego a pasar francamente mal.

Han salido 17,6 Km y +860 m de desnivel, completados en 5 horas y 22 minutos. Es una ruta muy bonita.

Visita a la población medieval de Bagá. Las panaderías son carísimas, sobre todo los carquinyols o rosegons, que los deben hacer con polvo de oro (jajaja).



Miércoles 8 de diciembre

Tras una segunda noche en Saldes, volvemos hacia casa. Salimos pronto con la intención de visitar Montserrat y hacer una ruta típica: la subida al Sant Jeroni. Esto no estaba tampoco previsto inicialmente. Nueva improvisación (jejeje).

Llegamos a Monistrol de Montserrat y buscamos la estación. Subimos al Santuari en el tren cremallera (¡¡oh!! ... sorpresa ... parking gratis, jejeje) y, tras ver un poco el complejo, decidimos subir por el Torrent de Santa María, hasta la ermita de Sant Jeroni y de allí al pico de Sant Jeroni (1.237 m).
Desde aquí las vistas son espectaculares y es posible ver incluso el mar.
Bajada por un bonito sendero que recorre la divisoria sur, conocido como camí de Sant Joan hasta el Aula de la Naturaleza que hay junto al funicular. Seguimos por la ermita de Sant Miquel y el antiguo camping hasta el Monasterio.

La ruta es sencilla, muy entretenida y perfectamente señalizada. Hay muchos sitios desde los que hacer muchas fotos y observar a la gente escalar estas espectaculares paredes de piedra. Otros, disfrazados de raiders, mochila incluida, corretean por los senderos. Me dan hasta algo de envidia (jajaja).
Ha merecido la pena venir hasta aquí.
Nos han salido 11,2 Km y unos +800 m de desnivel, que hemos completado en 3 horas y 23 minutos, con toda la calma del mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada