viernes, 11 de marzo de 2011

Minicrónica del Raid de Espadán 2011

Como veréis, he dejado pasar casi una semana desde que acabó el Raid Sierra de Espadán 2011. No tenía ganas de contar nada. Acabamos todos bastante tocados, física y moralmente, y no tenía demasiadas ganas de hacer la crónica. Así que no sé cómo saldrá (jejeje).

Quedamos el sábado 5 de marzo a las 8:30 con Agus en Montanejos. Vamos con Jaifla, la gente de Geo extrem y los bomberos (URM) a la aldea de Los Calpes, desde la que bajaremos por una pista forestal hasta el barranco de la Maimona.
Hay demasiado barro húmedo en la pista y la furgo de la UPV derrapa, cruzándose en el camino. Por un momento se masca la tragedia. Entre todos conseguimos ponerla en posición y apartarla del camino.
Toca pasar los neoprenos y otros bultos a los pick-up de los bomberos y dejamos la furgo en medio del monte.
Al llegar a la zona prevista, extendemos el material en el suelo y nos distribuimos el trabajo.
La gente viene más rápida de lo que imaginábamos. Ya están cerca. Nos entra la prisa y los nervios. En cualquier momento se pondrá a llover.
Mi neopreno, que no aparece. Me encasquetan una talla pequeña que me aprieta sin piedad donde más duele. Aparece Juan a toda prisa con su coche y los neoprenos perdidos. Ya no hacen falta. Me prestan una chaqueta impermeable para barranco, que me pongo, aunque está pensada para auxiliar a los posibles hipotérmicos. Mientras, se la calentaré (jejeje).
Salimos a la carrera para ocupar nuestras posiciones junto a las pozas, sabiendo que los corredores están YA allí. Corre, corre, que nos pillan ... Descenso alocado por el barranco. Esto es una carrera entre piedras, con neopreno y escarpines (jajaja).
Para evitar entrar en el agua, nos toca destrepar por un par de sitios que ... tela. Menos mal que traigo arnés y cabos de anclaje, porque entre la velocidad y los escarpines mojados, me pego un resbalón, perdiendo apoyo de los pies y quedando colgado del brazo. El monitor reacciona rápidamente, pillándome al vuelo del cabo de anclaje y tirando fuerte de mí. Por poco me voy al agua (jejeje).

Sobre una piedra, quieto, pasando frío, lloviznando con insistencia y con una sensación térmica de 2ºC, esperamos que pasen todos los participantes. Se lo están pasando de cine. Los primeros van como motos, pero los segundos aceptan que les saque fotos, posando, y nos reímos. Buen ambiente.
Me entra frío de verlos dentro del agua. La suerte que tengo es que no estoy mojado, pero tienen que estar pasándoselas canutas. Les oigo gritar, hiperventilar ... pero en el fondo, disfrutan (jejeje).
Tras pasar los últimos y asegurar el tramo, volvemos al coche. Sólo hemos registrado un esguince de tobillo. ¡Bien!.
Volviendo decido fijarme a uno de los pates de acero para subir. Cabo corto y largo al siguiente. Nuevo resbalón. Me quedo colgando, pero ahora me sujeta el arnés. Miedda!. Acabo de estrenar de verdad el arnés (jajaja) ... puf ... no es mi día.
Cuando por fin volvemos al Montanejos, estoy muerto. Y parece que no hemos hecho nada. Tengo mucho frío y ya estoy cansado. ¿Tomamos algo caliente?.

Nos vamos al embalse del Regajo, para atender la sección de kayak. Parece que falta gente.
Nada más llegar la sorpresa: nos han cambiado la zona autorizada porque a un "personaje" de la CHJ no le gustaba la que teníamos. Por sus "webs". Lo que faltaba. Nuevamente hay que improvisar.
Estresados, bajamos la barca eléctrica entre todos y me meto con Néstor y Aquaman a navegar por el embalse para poner los controles. Son 3 y cada uno en una punta. Mario, "el Marine" (jajaja).
Pronto compruebo que tardaremos mucho tiempo. La barca eléctrica de la UPV va más lenta que una tortuga. No sé si supera los 6 Km/h. Para colmo, la segunda baliza (que es la primera a realizar) la ponemos mientras nos persiguen los que encabezan el raid en élite. ¿Ya están aquí?. Caray. Van a remo más rápido que nosotros con el motor (jajaja). Nos toca remar a Óscar y a mí, para ganar velocidad. Pero ... ¿aquí quién se supone que está compitiendo?.
Tras esta primera parte y ya en la orilla, hay que continuar con el resto del trabajo acumulado en el embalse: sacar fotos, ayudar en control acceso a la sección, en el parking, informar, solucionar chorradas puntuales ... siempre improvisando (jejeje).

Retirada ya de noche hasta las pistas de atletismo de la Vall d'Uixò (esto me suena ...), donde la gente está esperando que llegue el primer equipo.
Mientras, se improvisa una cena rápida, con sopa "à la Lau" y una plancha para asar carne. Ahora paso a encargarme de la plancha. Me iré a dormir oliendo a fritanga (jajaja).
Acabo hasta el pirri de la plancha y de los gorrones que remolonean alrededor, metiendo prisa con su ración de carne o haciendo chistes sin gracia. ¿De dónde habrán salido?. Se nota que NO son de la organización. Éstos tienen más estrés y cansancio que hambre y no tenemos ni ganas de comer. He pasado todo el día con dos manzanas y un bocata de salchichón ... y 1 litro de té caliente, que me ha sentado de cine. El chocolate caliente del termo creo que se quedó todo en el maletero del coche. ¿No? (jejeje)
Me voy a dormir a casa a eso de las 2:30 de la madrugada, nada más entrar el primer equipo. No valgo para más y en meta hay mucha gente. Necesito irme.
Al día siguiente me acerco por Sagunt para ayudar a recoger y comer con todo el mundo en las paellas multitudinarias que ha preparado la organización para voluntarios y deportistas. Buen ambiente.

Paco Zen, Vicent Pla y María López se han portado como campeones, con una merecida 3ª plaza en aventura mixto y 8ª en la general. (foto de la izquierda). ¡Felicidades!

Ha sido un fin de semana caótico y estresante. Una experiencia como voluntario poco recomendable. Por eso no he tenido ganas de contar nada hasta ahora, prefería hacerlo en frío. Espero no haberos aburrido demasiado.

La organización y los voluntarios/as hemos trabajado duramente para que esto saliera adelante y creo que los corredores se han ido encantados. Ésa es la parte mas importante y con lo que tenemos que quedarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada